TuWeb
Simbolos Patrios
PRESIDENTES

PRESIDENTES 2
Mèxico
 
Simbolos Patrios


Mèxico.
La palabra Mèxico, significa "Ombligo de la Luna" en Nàhuatl. Esta palabra viene de -Mexitli- que esta compuesta de -metztli- (Luna), xictli (ombligo) y -co- (lugar)
NUESTROS SIMBOLOS PATRIOS.

bandera
Bandera.
himno
Himno.
escudo
Escudo.

BANDERA

La bandera de México es un rectángulo tricolor dividido en tres franjas iguales de verde, blanco y rojo. Con el escudo nacional cargado al centro, en la franja blanca en el cual un águila real mexicana devora a una serpiente que mantiene sostenida con las garras, parada sobre un nopal en un islote. Su proporción largo-ancho es de cuatro a siete (4:7). Aunque el significado de los colores ha cambiado con el paso del tiempo, estos fueron adoptados por México durante la guerra de Independencia con España. La bandera actual fue oficialmente adoptada en 1968, pero el diseño general ha sido usado desde 1821 cuando la Primera Bandera Nacional fue creada. Desde 1984 existe una ley que gobierna y regula el uso de la Bandera Nacional llamada "Ley Nacional de Símbolos Patrios".

La bandera ha cambiado en ocho ocasiones a través de su historia, pues el diseño del Escudo Nacional y las proporciones de largo y ancho han sido modificados. Aún así, el Escudo Nacional, ha mantenido las mismas características: un águila, devorando una serpiente sobre un cactus; éste situado en un peñasco que se sobresale del centro de un lago. El Escudo Nacional de México está basado en la leyenda azteca que cuenta como su pueblo vagó por cientos de años en el territorio mexicano buscando la señal indicada por sus dioses para fundar la ciudad de Tenochtitlán (la actual Ciudad de México), donde vieran un águila devorando a una serpiente. La bandera actual, llamada la Cuarta Bandera Nacional, es también usada como símbolo naval por todos los barcos registrados en México.

HIMNO NACIONAL MEXICANO
El Himno Nacional Mexicano es uno de los símbolos patrios de México. Fue escrito en 1853 por el poeta potosino Francisco González Bocanegra y musicalizado por el compositor catalán Jaime Nunó Roca.

En 1821, José Torrescano presentó una primera composición del Himno Nacional, sin embargo, no tuvo la completa aceptación por parte de la Nación Mexicana.

En el año de 1849 la Academia de San Juan de Letrán lanza una Convocatoria, con el objeto de adquirir una letra adecuada para el himno que representaría a los mexicanos, sobre todo al exterior. En dicha convocatoria, se recibieron treinta composiciones, de las cuales se eligieron dos: la del compositor estadounidense Andrew Davis Bradburn, y la del poeta mexicano Félix María Escalante, la cual fue musicalizada por el austriaco Henry Herz, ésta última fue elegida para ser presentada en Guadalajara en noviembre de 1850.

Tiempo después, un poeta cubano, Juan Miguel Lozada y el compositor Nicolas-Charles Bochsa, crean un nuevo himno nacional, sin embargo no trascendió.

Desde 1850, se realizan otros intentos para lograr que México tuviera un himno nacional como la propuesta del compositor italiano Antonio Barilli, la del húngaro Max Maretzek, y la de otro italiano Ignacio Pellegrini. Dichas propuestas fueron todas presentadas, pero sin mayor relevancia.

En 1853, el presidente Antonio López de Santa Anna convocó un concurso para la creación del Himno Nacional. La convocatoria ofrecía un precio "a la mejor composición poética que pueda servir de letra a un canto verdaderamente patriótico". Se fijó un plazo de veinte días para presentar el trabajo.

Francisco González Bocanegra, un poeta talentoso, no estaba interesado en participar en el concurso. Razonaba que escribir poemas para la mujer amada era una cosa muy diferente a escribir la letra del himno de una nación. Sin embargo, su prometida Guadalupe González del Pino (Pili), sin desanimarse por la continua falta de interés de Francisco a pesar de la constante insistencia de ella y sus amigos para participar, decidió tomar cartas en el asunto. Usando un pretexto, guió a Francisco a un cuarto aislado en su casa, lo encerró, y no le permitió salir hasta que entregara una composición para el concurso. Después de cuatro horas de forzada, pero abundante inspiración, Francisco fue capaz de obtener su libertad a cambio de diez estrofas que le pasó por debajo de la puerta a su captora. Estrofas que posteriormente ganaron la competencia.

Más tarde, en agosto de 1854, se seleccionó la música compuesta por el español de nacimiento Jaime Nunó, un inspector de bandas militares, como acompañamiento a la letra de Francisco.

El himno fue estrenado oficialmente el 16 de septiembre de ese mismo año, bajo la batuta de Jaime Nunó, interpretado por la soprano Balbina Steffenone y el tenor Lorenzo Salvi, ambos italianos. Francisco González Bocanegra y Guadalupe González del Pino, para entonces casados, asistieron al evento. El Gobierno mexicano había prometido un premio tanto para el poeta González Bocanegra, como para el músico Nunó, pero este nunca fue entregado. Años después, fueron buscados sus herederos para entregarles el premio y éstos vendieron los derechos de autor del Himno a la editora musical estadounidense Wagner & Lieven. Sin embargo, en 1943 el presidente Manuel Ávila Camacho decretó a través del Diario Oficial de la Federación que el Himno Nacional Mexicano se hiciera de uso oficial, a la vez que expropió los derechos para México. Esta acción no pudo impedir una situación insólita: cada vez que el himno mexicano es tocado fuera de ese país, se le deben pagar regalías por derechos de autor a la empresa editora mencionada, situación que no ocurre con los himnos de los demas paises.

Finalmente, en 1984 bajo la presidencia de Miguel de la Madrid Hurtado, se publica la Ley sobre la Bandera, el Escudo y el Himno Nacionales donde se especifica el uso y características de los Símbolos Patrios.

ESCUDO
El escudo nacional de México se inspira de la leyenda fundadora del Estado que los aztecas establecieran en el centro de Mesoamérica, en el centro de México. Está conformado por un águila real luchando contra una serpiente sobre un nopal en el centro de un lago. Representa la señal que los aztecas, procedentes de Aztlán buscaban en su migración hacia el sur para fundar una nueva ciudad. Existen varias interpretaciones sobre el significado místico de esta representación del pueblo azteca que dominó el centro del territorio del país hasta la conquista por parte de los españoles.

El escudo de Armas de México fue inspirado por la leyenda azteca acerca de la fundación de México-Tenochtitlán. De acuerdo a dicha leyenda, los aztecas, que entonces eran una tribu nómada, se desplazaban por México en busca de una señal divina que indicara el punto preciso sobre el que habrían de fundar su capital. El dios Huitzilopochtli les había ordenado que encontraran un águila devorando una serpiente, parada sobre un nopal. Después de años de búsqueda, encontraron la señal en un islote del Lago de Texcoco. Fue ahí donde fundaron su capital.



ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión